Obelisco di Montecitorio

En el corazón de Roma, rodeado de hermosos edificios y con el majestuoso Parlamento italiano como telón de fondo, se encuentra un tesoro antiguo y fascinante: el Obelisco di Montecitorio. Este obelisco, que data de aproximadamente 500 años antes de Cristo, es uno de los numerosos obeliscos que se pueden encontrar en la ciudad eterna. Aunque puede pasar desapercibido en comparación con otras atracciones más conocidas, este histórico monumento merece una visita.

Traído a Roma por el emperador Augusto en el año 10 a.C., el Obelisco di Montecitorio es un testimonio impresionante de la historia antigua y la cultura egipcia. Originalmente, este obelisco se utilizaba como parte de un gigantesco reloj de sol en el Templo de la Paz de Augusto. Además de su función como reloj de sol, proyectaba una sombra en una fecha especial: el 23 de agosto, tanto en el cumpleaños de Augusto como en el equinoccio de otoño.

Con el tiempo, el obelisco sufrió daños y casi desapareció de la vista antes de ser restaurado y colocado en su ubicación actual en el siglo XVIII. Hoy en día, se alza imponente y revitalizado en la Piazza di Monte Citorio, capturando las miradas de los visitantes con su belleza y misterio milenario.

Una vez en la plaza, podrás maravillarte ante la riqueza de los jeroglíficos tallados en el obelisco de granito rojo. Estos símbolos antiguos encierran historias intrigantes y un conocimiento ancestral. Además, el entorno de la plaza también es digno de admiración, con el imponente Palazzo Montecitorio como telón de fondo. Esta combinación de historia, arte y arquitectura hace que la visita a esta plaza sea realmente inolvidable.

El Obelisco di Montecitorio es uno de los tesoros ocultos de Roma que te sorprenderá cuando lo descubras por casualidad mientras paseas por la ciudad. Su singularidad y la belleza de su entorno te cautivarán. No es una visita obligada, pero si te encuentras cerca, te recomiendo que te detengas un momento para admirar este antiguo obelisco egipcio. Es un recordatorio asombroso del pasado glorioso de Roma y una ventana a la antigua civilización egipcia.

Así que, la próxima vez que te encuentres en Roma, no dudes en buscar el Obelisco di Montecitorio. Sumérgete en la historia, disfruta de los detalles tallados en piedra y déjate llevar por la emoción de estar ante un testigo silencioso de un tiempo pasado. ¡Descubrirás un pedacito de Egipto en pleno corazón de la ciudad eterna!

Más artículos

Hoteles en Ischia

Hoteles en Nápoles con piscina

Apartamentos en Cerdeña Norte

Hoteles en Dolomitas